lunes, 3 de octubre de 2011

Crónica de un IRONMAN


Domingo 2 de Octubre del 2011; 8:30 de la mañana, me encuentro una vez más en la arena de Calella, una vez más sintiéndola entre los dedos de los pies. Me pregunto porqué estoy aquí? que necesidad tengo de hacer algo tan brutal cómo el hacer un Ironman? si la vida ya es lo suficientemente dura...necesito una respuesta, una explicación para todos aquellos que me preguntan la necesidad de sufrir y de poner el cuerpo  al límite.

El comienzo...

Todo esto tiene un principio, una mañana del 2008, una cursa de 10km en Salou como tantas antes había hecho, junto a esta prueba también se corrió el triatlón series, me llamo mucho la atención ver a todos los triatletas empezar el tramo de agua, me abrió los ojos,me enseño el camino a seguir, era una disciplina totalmente nueva para mi, y tenia uno de los deportes que mas amo, y de los primeros que hice desde pequeñito la natación, sin saberlo me empecé a infectar de este virus que una vez te contagia no hay remedio que lo extraiga de la sangre.

Tuve la suerte de conocer a la persona adecuada, Sergi un amigo del gimnasio que se empezaba a meter en el mundillo o mas bien empezaba a tener los primeros síntomas de la enfermedad. Por aquella época yo pesaba casi 90kg, midiendo 1,73, en resumidas cuentas me tiraba de Lunes a Sábado en el gimnasio cogiendo hierro y de vez en cuando salia a correr sin tener ni idea de como entrenar. En fin me propuso ir a Navajas (Valencia) ese mismo año hacer un triatlón, yo sin pensarlo dos veces acepte, sin tener ni idea de la distancia etc...

Con unas gafas de natación prestadas, una bici de hierro puro y sin un km de entrenamiento nos presentemos en Navajas, pasemos noche en una california y a primera hora del Domingo empecé aver desde dentro lo que era esto del triatlón, sinceramente un coñazo estar una hora mínimo para preparar la bicicleta, las zapatillas, el dorsal...este me lo tuve que atar con un cordel al estilo pages de pueblo, menudo desastre, todos eran palillos y yo todo músculo, para empeorar las cosas la prueba era puntuable para el campeonato Valenciano, eso se resume que el nivel estaba alto para un principiante.
Una vez todo en su sitio, me puse el mono que Sergi me dejo de la marca Orca, ni idea de la marca, me dijo de hacer unos metros en el agua, 4 brazadas fueron suficiente, el agua congelada, me quede tiritando hasta que dieron la salida, salida al estilo Ironman de Hawaii todos dentro del agua, comencé a nadar como un animal, llegué a la primera boya tercero, por mi cabeza aparecía yo en el podium, que iluso!! aguante un poco mas de la mitad del recorrido en tercera posición, cuando el esfuerzo me empezó a pasar factura los brazos los tenia engarrotados casi no podía nadar, los 750 metros se me hicieron eternos hacía muchos años que no nadaba, salí del agua con una castaña importante como si me hubiera bebido 10 cubatas, me caí al suelo del mareo, casi sin aliento me dirigí a por la bici, era un tramo duro o así lo recuerdo, y el tramo a pie patético...tarde 1:24 minutos, el tiempo lo dice todo.
Una vez acabado empecé a sentir un cosquilleo en la barriga, y de golpe vi que esto era lo mio, a pesar de pasarlo muy mal me quede con ganas de más, la temporada se acabava y sólo me quedo esperar al 2009.
De camino hacia casa hablando con Sergi me comento que algún día se prepararía para hacer un Ironman, yo lo mirava y pensaba que no sabia lo que decía, con el tiempo vi que ser triatleta significa superarse día a día, buscar el límite, luchar contra uno mismo y esto sólo te lo puede dar un Ironman sin duda alguna.

Tras dos temporadas probando en triatlones sprints, olímpicos y uno de media distancia, decidí dar el paso, el 2011 era la fecha para debutar en la larga distancia, 2009 y 2010 fue un poco flojito, sin pretemporada, sin ningún tipo de planificación, me preparaba los triatlones en dos o tres semanas y así es imposible, sólo me prepare un poco el extreme-man de Menorca, digo un poco porque la suma de quilómetros totales de ciclismo que hice antes de participar en la isla no llego a los 150km, así me fue...
Pero el 2011 se puede decir que a sido mi primera temporada en condiciones, tuve la suerte de entrar en un equipo con una calidad humana inigualable, y gracias a la motivación de todo un grupo pude conseguir una buena base, GRACIAS TEAM!


La temporada iba pasando, me centre en el Half de Calella pasando por duatlones,triatlones sprints etc..., el segundo objetivo de la temporada fue el plato fuerte del año, mi Everest particular, los meses previos fueron un desastre, tuve un bajón importante de motivación y de entrenamiento, incluso llegue a pensar en no presentarme el 2 de Octubre en Calella, pero gracias a un gran amigo volví a coger el tren que llevaba a Calella, a sido la persona que me sacaba a entrenar cuando no tenia ganas a guiarme en el camino cuando no encontraba una razón para estar en la Challenge, José te tendré eternamente agradecido estoy en deuda contigo, espero y deseo hacer mas pruebas a tu lado,como por ejemplo el Ultraman jijiji soñar es gratis...


Dicho esto, puedo explicar quilómetro a quilómetro como lo pase en el Ironman, pero sería como una crónica mas de tantas que hay por internet, resumiendo el tramo de natación lo hice en 1:06 pensé que había bajado de la hora y menuda sorpresa me lleve, me lo tome con mucha calma pero no sabia que tanta, el tramo de bici me fue muy bien llegue muy entero a la maratón haciendo 5:45, claro esta que el tiempo se puede bajar pero siendo el primero sólo quería coger experiencia y acabar, y que decir de la maratón fue dónde se me fue el tiempo, creo que podía aver hecho sub 11 horas, pero la cabeza no quiso que sufriera más, la primera vuelta que son un poco mas de 10km los hice en 49:35, me sentí pletórico cómo si no llevara encima los 180km en bici, de piernas iba sobrado pero una cosa esta clara en un Ironman tienes que tener la cabeza muy bien entrenada y saber sufrir hasta el final, y por desgracia tuve el físico pero no lo mas importante el coco, pero bueno de todo se aprende, en las 3 últimas vueltas me rendí y fui alternando el caminar con el correr, me da mucha rabia porque se que es difícil que una prueba de este calibre vaya tan bien, no tuve problemas de estomago, ni ningún tipo de dolor, al revés iba muy fresco, algunos momentos de la carrera varios triatletas me animaban para que siguiera corriendo y al poco rato de estar a su lado me despegaba de ellos sin ninguna dificultad eso es síntoma de poder aver hecho mucho más...11 horas, 41 minutos para finalizar esta gran cumbre, de lo único que me arrepiento es mi llegada a meta, no la disfrute ni un sólo minuto estaba pensado en la cagada que había pegado en la maratón, mi cabeza estaba aún procesando que había ocurrido, me hubiera gustado emocionarme pero últimamente no se que me ocurre, que es casi imposible que suelte una lágrima, será porqué ya soy de hierro?

Me llevo un gran recuerdo de este Ironman, por ser el primero, por acabar en meta junto a José de la mano, por tener a mis padres a mi lado,por poder ver a mi pareja durante cada vuelta de la maratón y por disfrutar minuto a minuto del triatlón en su estado más puro.

Dar las gracias de corazón a tres compañeros del club, Joan Carles, Ivet y Anahi, por los ánimos recibidos, porque cuando estas en el km 21 y aún quedan otros 21 que te suban la moral no tiene precio, porque venir desde Tarragona para ayudar sin recibir nada a cambio...me quito el sombrero, espero que algún día sea yo el que este apoyando a cada uno de vosotros gracias chicos!!

Por fin he conseguido realizar mi sueño, la búsqueda se acabo ya soy un Ironman, y me pregunto ahora qué? lo más fácil sería colgar el mono y vivir mejor, pero que demonios, quiero seguir con esta vida, porqué cuando estoy sentado y agotado después de aver hecho un triatlón, es cuando mejor me siento, cuando más vivo estoy y cuando consigo tener una paz interior, esta es la respuesta...

Recomiendo a todos los que les guste este mundillo que se decidan algun día hacer un Ironman, es expectacular, personalmente a sido la prueba que mas me a llenado hasta el momento y los 3.800km nadando sin palabras una desconexión total del mundo.

Ahora toca un merecido descanso, han sido muchos meses de entrenos y de muchos quilómetros, nos vemos en noviembre, toca desconectar, disfrutar de la noche jiji porqué no todo es poner el cuerpo al límite.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada